Cas típic 586: noi li agrada noia, noi li agrada la “História de la gente”

Posted: 2009-02-06 in Llibres
Historia de la gente – Antonio Mingote

Llibre que repassa la història de la humintat posant enfàsis en la part més social. Més divertit al principi que al final, o potser es que 400 i escatx pàgines acaben cansant a la llarga…


Neolítico:

Se inventó la espada. ¡Cuanta mayor limpieza y elegancia atravesar a un hombre con la espada que aplastarle la sesera con una piedra atada a un palo!
Mesopotamia:

Con los siglos de experiencia se podia preveer que el porvenir consistia en que llegaba un pueblo invasor, pasaba a cuchillo a los naturales del país, excepto a los más principales que eran despellejados vivos o empalados.
Egipto:

Transportadores de piedras: 18 hombres han sido dados de baja con un pie o dos aplastados por los rodillos. De los 18 sólo 3 han muerto. Lo que demuestra que este no es un trabajo tan peligroso como dicen.
Roma:

No se podia ejectuar a una virgen, estaba prohibido por las leyes humanitarias y respetuosas con la pureza. De modo que el verdugo tenia que violarla previamente y luego, ya con la tranquilidad de conciencia y la aprobación del pueblo espectador la degollaba.
Los siglos barbaros:

Si el acusado de un robo era un pobre, uno de esos tipos en los que no se puede confiar, se le torturaba durante 3 días para que confesara. No importaba que confesara el primer dia con la egoísta pretensión de librarse de los otros dos, el cupo era el cupo.
La alta edad media:

En el mediterranea se edificaron muchas torres para otear la temida y siempre posible llegada de los piratas berberiscos y dar tiempo a los naturales del país a ponerse a salvo en el interior. En la actualidad esas enormes torres se utilizan para avistar la llegada de turistas y poder así subir a tiempo los precios de los hoteles.
La guerra:

El hombre medieval veia perplejo como una tropa indeterminada se le llevaba la cosecha, y asistia perplejo al robo de su ganado por parte de otra tropa indeterminada, seguramente enemiga de la anterior, mientras unos soldados rezagados no se sabia si del primer, o del segundo, o tal vez de ambos le violaban la mujer y, si no era lo suficientemente coperadora le quemaban la casa. Todo lo cual tenia al campesino medieval francamente molesto, sobretodo por que no sabia donde tenia que ir a reclamar.
Renacimiento:

Se inventa el tenedor, lo que hace innescario limpiar se la grasa de los dedos en la manga del vecino de mesa con la frequéncia de antes.
Siglo XX

Hasta entonces, cuando un hombre sentía el muy natural deseo de agredir a un semejante, tenía que discurrir un motivo de enemistad y, si no quería colocarse fuera de la ley, entabkar una discusión previa que obligaba a su cerebro a funcionar en mayor o menor grado. Con el fútbo no era necesario someter la mente a torturas abstractas.

Después de tantos siglos llebando las mujeres faldas hasta el suelo solo unos pocos hombres sabían como eran realmente las piernas de una mujer. De hecho muchos provincianos dudaban de que las mujeres tubieran piernas. De todos modos, algunos caballeros alcanzaron a ver el tobillo de una señorita que subía al tranvía fallecieron víctimas de colapsos fulminantes.
Nota:6/10

Anuncis

Comenta que es gratuït, de moment...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s